EL BLAZER NEGRO

Un blazer negro es una pieza clave que no puede faltar en tu clóset. Este comodín es imprescindible sin importar el estilo que tengas o a lo que te dediques; lo importante es encontrar el corte adecuado para tu tipo de cuerpo.

Cuerpo Reloj de Arena

Lo más importante es conservar tus proporciones y no perder la cintura, por lo que la mejor opción será un blazer corto con pinzas en la parte posterior.

1

Evita: Sacos largos o rectos

 

Cuerpo Pera

Lleva la atención a la parte superior del cuerpo con un corte estructurado y con hombreras, solapas o botones. Cuida que no llegue a la parte más ancha de la cadera (es mejor que sea más corto o más largo que el punto dónde se concentra el volumen).

2

Evita: Blazers con bolsas vistosas o textura en la parte inferior

 

Cuerpo Triángulo invertido

 Crea equilibrio llevando la atención a las caderas con cortes tipo péplum o bolsas con detalles vistosos. Procura que la parte superior sea sencilla, con solapas delgadas o de preferencia evítalas.

3

Evita: Hombreras o detalles que lleven la atención a los hombros o busto

 

Cuerpo Rectángulo

 El objetivo será crear cintura creando volumen y resaltar esta área. Puedes elegir un saco que haga esto por ti, con hombreras y volumen en la parte inferior tipo péplum.

4

Evita: Llevar sacos demasiado amplios de corte recto

 

 Cuerpo Óvalo

 Para estilizar la silueta, lo mejor es enfatizar los hombros con estructura, esta puede conseguirse con hombreras y preferir un corte recto que se pueda llevar abierto creando una línea vertical llevando una blusa o suéter en color contrastante por debajo.

5

Evita: Prendas demasiado grandes y con poca estructura